Menú Cerrar

Tecnología, educación y alianzas son ejes para la competitividad

Al menos siete aspectos son claves para mejorar la competitividad empresarial y encaminar a las Américas hacia la recuperación poscovid-19. Eso se desprende de los planteamientos de los representantes de 34 países que forman la Organización de Estados Americanos (OEA). Ecuador organizó la semana pasada, de manera virtual, el XI Foro de Competitividad de las Américas, en el que se analizaron dichos conceptos. Altas autoridades de los gobiernos, que conforman la Red Interamericana de Competitividad, representantes del sector privado, de la academia y de organismos internacionales participaron en el encuentro regional.

Aprovechar la transformación digital para impulsar a las pymes; apoyar a sectores vulnerables y áreas afectadas de la economía como comercio, educación y turismo; invertir en educación; recapacitar la fuerza laboral para conectarla en la industria 4.0; conformar alianzas comerciales intra regionales y público-privadas; mejorar el marco regulatorio para el desarrollo empresarial y definir medidas para impulsar la facilitación del comercio son los ejes que desde el 2020 han propuesto los países y cuyo análisis se profundizó durante la cita. Ecuador también se enmarca en esos lineamientos. Sin embargo, según Daniel Legarda, viceministro de Comercio Exterior, también dice que es imperativa la resiliencia empresarial, que incluye la adaptación rápida a los cambios del mercado para responder a las demandas de los consumidores, cultura de negocios renovada, etc.

Aplicarla no es un tarea fácil, tomando en cuenta que antes de la pandemia el país ya enfrentaba problemas de competitividad en áreas como mercado de productos, dinamismo en los negocios, mercado laboral, adopción de tecnologías de la información y comunicación (TIC) y estabilidad macroeconómica, según los rankings del Índice de Competitividad Global (ICG) 4.0 del Foro Económico Mundial (FEM), presentado por la Escuela de Negocios (Espae) de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol) del 2019. En ese año el país ocupó el puesto 90 de 141 países; es decir, su situación desmejoró ya que el 2018 se ubicó en 86 de 140, indicó Espae. Ecuador, además -según la OEA- al 2019 enfrentaba dos barreras importantes en la productividad, lo que impacta en la competitividad, como la dificultad para insertarse internacionalmente y la falta de acceso a tecnología disponible. En el 2020, dadas las condiciones de la pandemia, el ICG no incluyó un ranking. Sin embargo, se determinó que el sector empresarial de los países en vías de desarrollo ha encontrado una reducción de la competencia, dominio del mercado, aumento en la capacidad de atraer talento, colaboración en las empresas, etc. Para organizaciones privadas, como la Cámara de Comercio de Quito, un ambiente competitivo atrae la inversión. El gremio explicó que las compañías que buscan colocar capitales demandan en un 22% beneficios tributarios, seguido con un 18% por cercanía de puertos y aeropuertos.

Además, se debe reducir la tramitología. “Estamos sobrerregulados en todos los sectores (…) los trámites hacen engorroso y costoso todo procedimiento. En Ecuador se necesitan 48,5 días para abrir un negocio, pasando por 11 procedimientos diferentes”, dijo Carlos Zaldumbide, director Ejecutivo del gremio empresarial. Mientras que Sara Wong, profesora de Espae, señaló que tras la pandemia se ha generado una oportunidad única para reinventar nuevos sistemas socioeconómicos, ejercer un liderazgo audaz y visionario y dar forma a una “nueva normalidad” con oportunidades para todos. Considera que se necesita una agenda de competitividad clara, accionable y de resultados concretos. El sector comercio en servicios ofrece una gran oportunidad, así como la innovación y el emprendimiento. “Las empresas deben construir ‘resiliencia’ en contra de pandemias.”

Fuente: https://www.ekosnegocios.com/articulo/como-impulsar-la-salud-y-el-bienestar-psicoemocional-para-mantener-equipos-altamente-productivos

Scroll Up